«No es que haya más fobia a la diversidad sexual, es que cada vez es más evidente»

  • KIKA FUMERO , Docente y activista LGTBI
  • La coeducadora ofreció ayer una instructiva charla en el Centro de Formación del Profesorado para trabajar la diversidad afectivo-sexual 
  • BÁRBARA MENÉNDEZ, periodista

  • AVILÉS, 

¿Cuál es el principal objetivo de ese proyecto?

Visibilizar las distintas realidades que viven el alumnado y el profesorado del colectivo de gays, lesbianas, transexuales, bisexuales e intergénero en cada centro educativo y, evidentemente, avanzar en la lucha por la diversidad y la igualdad que se extiende desde hace tantos años. Es muy importante integrar todas estas realidades de manera comunitaria y fijar los conceptos entre todos a través de sesiones grupales de aproximadamente una hora con los alumnos y formación complementaria para los docentes.

¿No cree que hoy en día haya más información al respecto?

Sí, pero normalmente cuando se habla de igualdad entre hombres y mujeres, sólo se tiene en cuenta la dimensión de los heterosexuales y de aquellos que se identifican con su género. El problema es que hace falta precisamente ampliar el horizonte y comenzar a hablar desde una perspectiva más abierta, teniendo en cuenta tanto el sexo como el género y la diversidad afectivo-sexual presentes en nuestra sociedad. Aquí es cuando los términos que a priori parecían simples se vuelven más complejos.

¿Por qué en la comunidad educativa y por qué también los profesores como parte afectada?

Es evidente que la escuela es uno de los focos de difusión más importantes y además en mi caso puedo hablar de mi realidad y experiencia como profesional. Los profesores se tienen que implicar en este cambio, pero muchas veces nos olvidamos de que también hay casos de afectados dentro de este colectivo. Los docentes LGTBI existimos y por eso tenemos el derecho de acudir a las clases en las mismas condiciones que el resto, al igual que merecemos ser tratados con el mismo respeto. Puede que sobre el papel tengamos sus mismos derechos, pero desde luego no tenemos las mismas garantías de que se cumplan.

¿Qué conclusiones ha extraído de los estudios y actividades realizadas hasta ahora?

Lo principal es que se confirma que en los centros que trabajan en la diversidad y la igualdad hay un menor índice de acoso y de fobia hacia esta pluralidad y menos casos de violencia. Así se demuestra que esta información puede llegar a ser de un valor altísimo para prevenir las agresiones tanto físicas como verbales.

¿Encuentran muchas trabas cuando presentan su proyecto en los distintos centros?

Depende muchísimo del equipo directivo. Por lo general, te puedes encontrar ante tres situaciones: los que además de no apoyarte te ponen obstáculos, los que simplemente no colaboran y ‘pasan’ del tema o los que se implican de verdad. Lo ideal sería trabajar con estos últimos, pero te tienes que adaptar a todos los climas y prepararte para todo tipo de situaciones. Tengo que decir que la respuesta que hemos recibido tanto de los centros como de sus integrantes ha sido magnífica hasta ahora. De hecho muchas veces lo comento con mis compañeras: a veces nos encontramos más problemas en nuestros colegios, nuestras ‘casas’, que fuera.

¿Y cómo llegaron ustedes a trabajar juntas, siendo de puntas opuestas de España?

Nos conocimos por internet, que hoy en día es una plataforma ideal como método de contacto con otras personas que comparten tus realidades, y a partir de ahí comenzamos a debatir y a idear este proyecto. Lo cierto es que todo fue ‘rodado’, porque tenemos muchas cosas en común y pensamos de una manera muy similar.

¿Qué opina de la realidad que vive tanto el colectivo LGTBI como las mujeres? ¿Se puede hablar de un repunte del odio?

Soy consciente de que la actualidad no incita al optimismo, pero precisamente por ello es necesario seguir trabajando. Creo que hablar de ‘odio’ y de ‘rechazo’ es, cuanto menos, ser fiel a los hechos. No obstante, el hecho de que cada vez se esté manifestando más gente y que los medios de comunicación se hagan eco de todo es magnífico. Por eso tampoco diría que es un repunte o que haya más, sino que esta LGTBfobia cada vez es más evidente.

Fuente: La Voz de Avilés

Vuelta al cole: cinco razones para no bajar la guardia ante el bullying

Entrevista: “Violencia de género y transfobia contra Lorena”

Entrevista Amor Romántico y relaciones afectivas

Me encuentras en…